VIGENCIA

La Llave de los Portales Avileños

Tiempo al tiempo

Puedo definir el tiempo con colores, azul para el invierno, fucsia en primavera, verde en verano y ocre en otoño, gris para los días lluviosos, amarillo para los días soleados, negro para los días chungos, blanco para los días pacíficos y el rojo para los días de pasión.

El tiempo me genera mucho estrés porque me rebelo en su contra e intento multiplicarlo, casi siempre. Otras veces llega ligero hasta mí, cuando decido acunarme en sus latidos, casi nunca. A veces es suave, otras me resulta áspero y rugoso.

Unas veces me sabe dulce, otras salado y alguna vez intenta quemarme con ácido. De vez en cuando llega cargado de amargura, pero entonces le envío mi sonrisa, sé que siempre rebota y vuelve convertida en carcajada. A veces el tiempo tiene mala pinta, pero siempre despeja y deja pasar los rayos de la ilusión.

Nunca he conseguido ganar al tiempo, cuando peleamos siempre me vence y mira que soy fuerte. Hay veces que llega y me hace daño, pero casi siempre sana mis heridas.

El tiempo es muy pesado cuando espero y desespero. Pero en la diversión parece que quiera volar en una astronave. Hay cosas para las que nunca tendré tiempo y otras que me aburro de tanto repetirlas.

Quizás al universo le parezca infinito, pero a mí me parece que el tiempo es limitado, tanto que no consigo arrancar más segundos al minuto, ni más minutos a la hora, ni más horas al día.

Tengo el tiempo que tengo, y me doy cuenta de que mi forma de llenar ese tiempo es directamente proporcional a los valores que confieso como los cimientos de mi vida.

Mi tiempo es como una balanza repleta de platos donde voy colocando las horas que dedico a mis grandes pilares: hijos, marido, trabajo, familia, amigos… ¡ah sí! y yo. A veces tengo suerte y consigo dedicarme a varios a la vez, y así le doy esquinazo al tiempo y me puedo reír en su cara, pero otras es necesario que la atención sea exclusiva.

Y así estoy, cuando pongo de un lado, quito de otro y como no he conseguido que el tiempo se ponga de mi parte, juego a las piruetas y aprendo del arte del contorsionismo. Todo para no desequilibrar la balanza, mantenerme erguida y más o menos digna.

Anuncios

17 agosto 2010 - Posted by | General, Mi familia

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: