VIGENCIA

La Llave de los Portales Avileños

Transformando el camino por un voto de confianza

Cuando brindamos un voto de confianza a alguien, el efecto positivo restablece la conducta de manera inmediata, es una fórmula que muy pocas veces falla.

Por este motivo los centros penitenciarios de la Mayor de las Antillas establecen nuevos programas de resocialización y rehabilitación que constituyen una puerta que abre las mentes a quienes un día cometieron delito.

En la actualidad muchos países del mundo realizan colosales esfuerzos por controlar y debilitar mediante la aplicación de constituciones y legislaciones penales, la agresividad humana, así como las más graves violaciones de las normas jurídicas.

En Cuba se han logrado perfeccionar las ideas del sistema penitenciario, y un ejemplo de ello es la Tarea 500, proyecto que comenzó en el año 2000 y mantiene un impacto muy fuerte y favorable en la población penal del país.

El CTE en Ciego de Ávila

Convertir las prisiones en escuelas, es otro de los principios que se defiende en el territorio nacional al insertar dentro del proceso de resocialización los Centros de Trabajo y Estudio (CTE) en cada parte de la Isla.

“Estos centros son de mínima severidad, en ellos los internos tienen condiciones de vida muy favorables donde están sujetos únicamente a medidas de control moral y se les brinda una serie de posibilidades que le ayudan a adoptar voluntariamente, valo¬res e incentivos que le permitan posteriormente una total reinserción en la Sociedad”, comenta el Primer Teniente Smith Cervantes de la Rosa, jefe Reeducación de la Prisión Provincial del territorio avileño.

“Los programas que la Revolución cubana ejecuta en los centros penitenciarios, surcan el nuevo camino para estos hombres y mujeres. En nuestra provincia se ven los resultados, sobre todo en el Educa a tu hijo, que comenzó en los centros abiertos y ahora se extiende hasta las prisiones en el que hay incorporados 107 reclusos con igual cantidad de niños de cero a seis años de edad”, argumenta el Primer Teniente.

“También les brindamos otros estímulos según su comportamiento como son: salidas demostrativas, paces domiciliarios, pabellones y demás, pero lo más importante en esta entidad es la capacitación, aquí ellos estudian desde la enseñanza primaria hasta la enseñanza superior de ser posible, igual se imparten cursos para diferentes oficios socialmente útiles tales como: árbitros, artesanía, gastronomía, carpintería, albañilería, plomero entre otras.

Una estancia para aprender

El Sistema Penitenciario Cubano garantiza la asistencia médica integral a cada uno de los internos, las instalaciones están equipadas con las condiciones propicias para una estadía sana y responsable, así como la alimentación y la atención a la familia con un trato justo y humano.

“Nosotros disponemos de el Programa Audiovisual en cada una de las aulas, también tenemos una biblioteca, un teatro, participamos en actividades deportivas y culturales que en ocasiones la llevamos a la comunidad colindante como parte de nuestra reinserción a la sociedad con el proyecto “Acércate más”, comenta Guillermo Hernández Cazola, interno del CTE de la ciudad de los portales.

“Considero que este proceso de transformación que tenemos en los centros penitenciaros hoy, favorece al mejoramiento, no solo de la condición humana, sino también a la conducta social de cada uno de los que estamos privados de libertad -agrega Hernández Cazola- es un voto de confianza que seguro sabremos aprovechar para transformar el camino”.

El CTE es solamente para hombres, pero de igual manera se le da particular atención a la mujer reclusa, las que están debidamente clasificadas en instalaciones penitenciarias exclusivas para ellas y son atendidas por personal penitenciario de igual género.

Como los hombres, las mujeres internas están incorporadas al trabajo remunerado y al estudio, y se habilitan en oficios, como: cocineras, peluqueras, bibliotecarias, costureras, profesoras de cultura física y deportes entre otros.

El Centro de Trabajo y estudio en el sistema penitenciario avileño instaurado desde el 2008 hasta la fecha se han incorporado a la sociedad más de 500 internos, 76 de los que aún permanecen en la instalación se graduaron en diferentes oficios en el primer trimestre y se promovieron unos 20 alumnos en distintas enseñanzas.

Por Yoanne Mursulí Rodríguez
Fotos: Roberto Lodos González

Anuncios

15 abril 2011 - Posted by | General, Mi provincia

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: